21 de noviembre de 2018

Eric Newman de Narcos


ANUNCIO

Narcos ha contado las historias de Pablo Escobar, el jefe del cartel de Medellín y narcoterrorista, y de su rival, el cartel de Cali. La próxima temporada explora los orígenes del tráfico de drogas en México. Independiente del país o los métodos utilizados por los capos de la droga, la protagonista de la serie siempre ha sido la cocaína. La producción, encabezada por el showrunner, Eric Newman, está basada en hechos reales y ha utilizado a consultores de la Administración de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) para retratar la historia.

***Imagen***TV SERIES: ¿Cómo se interesó por este tema?
NEWMAN: Leí una historia sobre la guerra de las drogas en 1996, por lo que hubo unos 15 años o más de preparación, investigación y lectura. Comencé solo, pero en el camino hablé con personas para que se unieran al equipo. Nos convertimos en un grupo empeñado en que el show funcionara. Reclutamos a los agentes de la DEA, quienes vivieron la historia. Entrevistamos a periodistas, políticos, ex-policías, ex-militares, y después de un largo tiempo armamos un recuento completo de los hechos.

TV SERIES: ¿Cómo balancearon los hechos y la cronología de los eventos con las dramatizaciones para darle vida a la historia?
NEWMAN: Alguien escribió sobre nosotros: ‘Pulp Nonfiction’. Me gusta eso, porque siento que, mientras que nos tomaremos algunas libertades con el tiempo y las personas involucradas en la historia que podrían tener un problema en cómo son representadas, hemos sido bastante conservadores sobre el grado hasta el cual cambiaremos la historia. Algunas veces los hechos ocurren en un corto período de tiempo, pero tratamos de ser fieles a los acontecimientos, porque la autenticidad es una parte importante de nuestro show.

TV SERIES: Cuando representan a alguien de la vida real, ¿necesitan de su aprobación?
NEWMAN: No. Si han sido publicados en cualquier medio importante y obviamente todos estos personajes han sido investigados extensamente, eres libre de representarlos. Existen leyes que los protegen y que son muy importantes. Hubo un caso donde Olivia de Havilland demandó a Fox y a los crea­dores de [la serie de FX] Feud: Bette and Joan para tratar de proteger su reputación, porque ella consideró que lo que se dijo en la serie había dañado su imagen y era algo subjetivo. No le gustó lo que el show presentó y por eso demandó. De haber ganado, habría significado problemas no sólo para nosotros, sino para todos. Afortunadamente, una vez que alguien se convierte en figura pública y ha alcanzado cierto nivel de reconocimiento, tenemos licencia para representarla honestamente, siempre que no inventemos cosas que la hagan parecer peor de lo que era. [Al cierre de edición, de Havilland está presentando una orden judicial para llevar el caso a la Corte Suprema].

TV SERIES: ¿Cuánto aportaron los agentes de la DEA en la elaboración de sus personajes y la historia?
NEWMAN: Nos apoyamos en la DEA y en [los agentes] Javier Peña y Steve Murphy. Ofrecieron una óptica de la historia que no se había difundido ampliamente con detalles que estábamos buscando. Estuvieron muy involucrados, al igual que Chris Feistl en la tercera temporada, que era el agente de la DEA a cargo de la operación de Cali. Esta temporada tenemos nuevos agentes de la DEA porque nos trasladamos a México y están muy involucrados. De hecho, tratamos de organizar una visita cada temporada para que los agentes vengan al set, conozcan la oficina que hemos preparado para ellos y experimenten la historia que estamos contando.

TV SERIES: ¿Dónde consiguieron a actores tan talentosos?
NEWMAN: ¡Son los mejores!  Siempre prefiero escoger a un gran actor en lugar de alguien que sólo parece encajar en el papel. Fuimos muy afortunados de presentar a Wagner Moura a un público más amplio. Es una gran estrella en Brasil, pero fuera de Brasil era conocido sólo en ciertos círculos, pero es un actor realmente espectacular.
El español no era su primer idioma. Al principio recibimos algunas críticas por eso, pero eso acabó una vez que la gente vio el programa y se enamoró del personaje que creó. Pedro Pascal y Boyd Holbrook, los personajes de la segunda temporada [fueron parte de] un increíble [elenco] multinacional. Hemos tenido chilenos, argentinos, colombianos, mexicanos y españoles, y eso ha sido divertido. En la tercera temporada, debido a que los capos de Cali formaban un cuarteto, tuvimos a Alberto Ammann, Damián Alcázar, Pêpê Rapazote y Francisco Denis, personificando a este cuarteto, lo que fue genial.

TV SERIES: Es maravilloso ver cómo el show se reinventó para el tercer ciclo, y me imagino que se repetirá para el cuarto.
NEWMAN: Es difícil porque siempre tenemos que volver a empezar. Envidio esos shows en los que todo el mundo regresa y hace más o menos lo mismo que el año anterior. No sólo tengo que pensar en una nueva historia y personajes, sino también en un tono y sensibilidades diferentes. Es lo más difícil que he hecho, ¡pero me encanta!

TV SERIES: ¿La cuarta temporada retrocederá en el tiempo?
NEWMAN: Sí, se remonta en el tiempo y tiene lugar en México. [Explora los orígenes] de cómo comenzó la guerra contra las drogas, así es que el denominador común es la cocaína.

TV SERIES: ¿Los agentes de la DEA tuvieron un problema cuando presentaron el lado humano de Escobar?
NEWMAN: Para ser sincero, creo que se perdieron el lado humano. Los miembros del orden público, en su mayoría, carecen de sutileza. Es su obligación ver el mundo en blanco y negro. Hay hombres buenos y malos. Una de las cosas que funciona muy bien en Narcos es que puedes ver el show, apoyar a los buenos y alegrarte cuando Escobar termina muerto en una azotea al final de la segunda temporada. También puedes alegrarte cuando todos los capos de Cali van a la cárcel. O puedes verlo y concluir que la victoria tuvo un alto precio y que es una tragedia.

TV SERIES: ¿Qué ha significado esta experiencia para usted, en lo personal y profesional?
NEWMAN: Fui productor de películas durante mucho tiempo. Ha sido un cambio muy extraño para mí, pero ha sido la experiencia profesional más gratificante y agradable de mi vida, porque trabajo con personas que amo en lugares que venero, haciendo algo que me fascina.

TV SERIES: Y la televisión le permite explorar personajes en formas en que el cine no.
NEWMAN: Con Pablo Escobar puedes ver a un personaje que deberías odiar y encontrar razones para amarlo. En dos horas [en una película], tienes a un individuo que hace explotar un avión y mata a un grupo de personas inocentes y sólo es un hombre malo. Amo a James Bond, pero el villano en James Bond es sólo eso, y no se entiende cuáles son sus motivaciones. Eso no se puede lograr en dos horas, pero en 20, 30 o 40 horas, puedes llegar a entenderlas y encontrar sus cualidades humanas.





Acerca de Anna Carugati

LEA TAMBIÉN

Álex Pina de La casa de papel

El creador, productor ejecutivo y guionista de La casa de papel conversa sobre la serie que sobrepasó sus expectativas, además de su reciente proyecto, El embarcadero.