19 de enero de 2018

Series biográficas


ANUNCIO

Los biopics continúan generando impacto por sus narrativas dramáticas, mientras que los distribuidores en América latina exploran estrategias para expandir el género a diversos mercados.

Detrás de cada vida hay una historia, y cuando las personas llegan al estrellato, alcanzando la fama y el reconocimiento mundial, el público se interesa por conocer los detalles en la vida de estos personajes, ya sea en el ámbito musical, deportivo e incluso criminal.

En este marco, los biopics se han convertido en uno de los principales vehículos para revelar esos detalles, presentando historias dramáticas que dan una mirada poco conocida a la vida de las celebridades que forman parte del escenario mundial. Los distribuidores de contenido más importantes de América latina han reconocido el valor de estas producciones y las han incorporado, ya desde algún tiempo, a sus catálogos como un género complementario a sus ofertas.

RELATO DE VIDAS
Con relación a estas producciones, Alex Marin, VP ejecutivo de distribución internacional para América latina, el Caribe y Canadá de Sony Pictures Television (SPT), comenta que, “llevamos varios años realizando biopics. La primera que produjimos fue Lady, la vendedora de rosas, pero también hicimos Blue Demon y El Comandante, y estamos en producción de La bandida. También anunciamos la dramatización de la vida de María Magdalena”. El ejecutivo explica que los espectadores siempre han tenido un interés por tratar de identificarse con los personajes y sus historias. “Durante muchos años y lugares se han producido documentales, películas y series de la vida de diferentes personas. Hay otras empresas que han realizado series sobre la vida de personalidades y algunas han tenido más éxito que otras. Para nosotros la historia es lo que importa y lo que queremos es ofrecer una buena narración”.

El año pasado, Fox Networks Group Content Distribution (FNGCD) incorporó a su portafolio Genius, serie limitada de Brian Grazer y Ron Howard, y protagonizada por Geoffrey Rush, que da una mirada a los extraordinarios logros profesionales de Albert Einstein, así como a sus apasionadas, complejas e inestables relaciones personales. “Le fue muy bien en Estados Unidos por National Geographic, donde atrajo a más de 3,6 millones de televidentes en su primera semana”, comenta Manuel Miguez, director ejecutivo para América latina y el mercado hispano de Estados Unidos de FNGCD. Entre los biopics destacados de la compañía también se encuentra #LlamameBruna, “que es la historia de Raquel Pacheco, quien se convirtió en una de las prostitutas más famosas de Brasil. Se volvió famosa porque creó un blog en donde [compartió] todas las experiencias que había tenido y lanzó un libro. Con base a esto pudimos realizar esta serie”.

Algunos ejecutivos opinan que las historias constituyen uno de los ingredientes principales para que los biopics sean exitosos. A la hora de considerar qué personaje seleccionar para la realización de un biopic, Dago García, VP de producción y contenido de Caracol Televisión, explica: “Debe ser un personaje reconocido, cuya vida tenga elementos de conflicto que permitan el diseño de una trama intensa. La historia de vida debe transmitir un mensaje ético, ya sea por exaltar el esfuerzo, la constancia y disciplina o porque el castigo social y legal sancionen los comportamientos perjudiciales para la vida en comunidad”.

En esta línea, la compañía cuenta con las producciones Pablo Escobar, el patrón del mal, Sobreviviendo a Escobar, Alias JJ y La ronca de oro. Caracol Televisión también realiza la producción Bolívar, una lucha admirable, sobre la infancia, amores y pasiones del Simón Bolívar. “Este es uno de los proyectos bandera que nuestro canal ofrecerá al mercado este año”, comenta García.

Leonardo Aranguibel, director de producción de Disney Media Distribution Latin America (DMDLA), The Walt Disney Company Latin America, también coincide en que la base del éxito de los biopics son las historias. “Buscamos historias que sean conmovedoras y atractivas. El éxito [radica] en la sinceridad y honestidad con la que se producen los contenidos. No estamos tratando de endulzar o transformarlos para hacerlos más espectacular. El éxito está en la historia [y en cómo] la gente se conecta con ella”.

MOTIVOS DE ÉXITO
Durante el pasado MIPCOM, la compañía anunció Monzón, el nuevo emprendimiento de la mano de Pampa Films, que retratará la vida del ex campeón mundial, Carlos Monzón, calificado como el mejor boxeador argentino. Esta historia se suma a los biopics que la empresa inició en 2016 con Hasta que te conocí, sobre la vida del artista mexicano Juan Gabriel. Mientras que el año pasado, presentó El César, la biografía del campeón de boxeo mexicano, Julio César Chávez.

La historia de Monzón es “conmovedora, desgarradora y hermosa, de triunfo sobre la adversidad, caídas y de volver a levantarse. Personalmente, me sorprende que esta historia no haya sido contada anteriormente en profundidad porque es compleja y muy rica en situaciones”, destaca Aranguibel. “Buscamos historias que tengan [el sello] Disney, historias de quienes superan dificultades y obstáculos para alcanzar un logro en particular, ya sea deportivo, profesional o personal. Pero nadie tiene el secreto [sobre qué producir], porque quien lo tenga, tendría esta industria completamente dominada”.

Uno de los desafíos que enfrentan los distribuidores de biopics para llevar sus producciones más allá de los mercados de habla hispana, es despertar un interés por los personajes de las historias que podrían ser poco conocidos en otras partes del mundo.

En TV Azteca Internacional, que cuenta con los derechos de distribución de El César para Europa, Asia y África, “es un gran reto distribuir [esa producción] en estos territorios, puesto que a pesar de que Julio César Chávez es un peleador de fama internacional, para África y Europa específicamente, siempre es un poco complicado despertar el interés inmediato”, explica Ramón Salomón, director de operaciones de contenidos internacionales de la compañía.

“Estamos haciendo el trabajo de mercadeo para dar a conocer el nivel de producción que tenemos, del contenido que manejamos y también que haga sentido como opción en cuanto a la oferta de los distintos territorios y públicos a los que nos dirigimos”, explica el ejecutivo.

Record TV, que se ha caracterizado por presentar un portafolio integrado de series bíblicas con altos valores de producción, tiene un reto particular debido a que las narrativas se basan en personajes históricos que existieron hace miles de años. La compañía cuenta con contenidos como La saga de la reina Ester, Sansón y Dalila, Rey David, José del Egipto y Los milagros de Jesús. “Realizamos investigaciones en diferentes campos”, explica Delmar Andrade, director de ventas internacionales de Record TV. “No existe solamente el estudio bíblico para el desarrollo de los personajes, sino también el comportamiento humano y la historia de cada lugar, teniendo siempre cuidado de no alterar la Biblia”.

Para García de Caracol Televisión, el reto radica en “tratar de conservar la coherencia y consistencia de un personaje aún antes de que exista un proyecto o historia. Es todo un reto y no es siempre fácil de alcanzar. También entrar en contradicción negativa con la imagen que el público tiene del personaje puede acarrear riesgos que cuestan audiencia”.

Sony Pictures Television realizó la producción El Comandante, protagonizada por Andrés Parra, quien interpreta al ex Presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Para Marin, este tipo de historias no son difíciles de lanzar en una gama de territorios, puesto que “la vida de Hugo Chávez es un tema mundial que trasciende fronteras”.

Pero hay otras narrativas con personajes reconocidos en América latina, que no lo son en otros países. “Una cosa es contar una historia dentro de nuestra región y otra es que sea buena y esté bien contada [para otros territorios]”, agrega Marin. El ejecutivo cita como ejemplo a Blue Demon, “donde un luchador mexicano que de la nada se convierte en ídolo. Esa es una gran historia”.

Miguez de FNGCD resalta la producción The Estate, que aunque no trata sobre un personaje reconocido, cuenta la historia real de cuatro personajes ingleses musulmanes que se unen a ISIS. El ejecutivo señala que el éxito radica en la historia, que es “muy emotiva”.

La compañía también ofrece The Long Road Home, una historia sobre la guerra y familia, estelarizada por Michael Kelly y Kate Bosworth, basada en el libro de Martha Raddatz. “El público tiene mucho interés por saber sobre los hechos reales y conocer a los personajes que estuvieron ahí”, dice Miguez.

EL PODER DE UN NOMBRE
A inicios del año pasado, DMDLA, BTF Media, Moconoco y LatinWE, anunciaron la producción de una serie basada en los acontecimientos de la trágica muerte de la Selena Quintanilla, artista latina de gran influencia y de mayores ventas de la década de los ’90.

La serie está basada en el best seller El secreto de Selena, escrito por la periodista María Celeste Arrarás, ganadora de tres Premios Emmy, quien tuvo acceso exclusivo a los protagonistas de la historia, y condujo durante muchos años una extensa investigación sobre las circunstancias que rodearon su asesinato.

“Estamos en el desarrollo de los libretos”, explica Aranguibel de DMDLA The Walt Disney Company Latin America. “Concluimos la macro escaleta de la serie, y ya la hemos revisado”. El ejecutivo agrega: “Lo que Fernando Barbosa (VP sénior y gerente general de DMDLA) y yo aplicamos, es que cuando una historia te conmueve en lo personal, ese el punto de partida para conmover a la audiencia”.

Salomón de TV Azteca Internacional opina que uno de los riesgos al realizar un biopic es la manera cómo el público lo interpreta. “Cuando se cuenta una historia, el televidente puede llegar a interpretarla de una forma [diferente a la intencionada]”. Y esto no sólo para el género de biopics, “es un riesgo que todos los que hacemos televisión podemos enfrentar en cualquiera de los géneros”.

VALORES COMPARTIDOS
La relación que la compañía tiene con su audiencia es fundamental para la correcta realización de biopics. Así lo afirma Andrade de Record TV. “Debemos crear una conversación directa con el televidente cuando desarrollamos nuestras producciones. El interés del público sobre los temas que pueden añadir valores éticos y aumentar el sentimiento de esperanza, son esenciales para los valores de Record TV”.

Además de entretener a los televidentes con sus historias, Record TV busca informar, emocionar y darle la oportunidad al espectador de soñar con sus producciones, “pero siempre agregando valores”, dice el ejecutivo. “Nuestras historias transmiten un mensaje al público y ese es el principal diferencial de nuestras producciones en Brasil”.

Para García de Caracol Televisión, la clave está en “retener y respetar el espíritu de los personajes, pero evidentemente mezclamos realidad con ficción y en este sentido los escritores tienen lo que se podría llamar una libertad condicionada. Esto quiere decir que pueden [incorporar elementos de ficción], pero sin traicionar ese espíritu que define al ícono sobre el cual nos estamos basando”.

Entre tanto, Marin de SPT explica que un aspecto importante a considerar es la cantidad de material requerido para realizar un biopic. “Tiene que haber suficiente material para poder contar una historia profunda”, dice. “Encontrar la forma de contar la vida de alguien que no quiere contar su vida y tratar de hacerla interesante, [no es fácil]. Contar 20, 30 o 40 años dentro de 30 a 60 episodios es complejo. Tampoco es fácil encontrar la manera de realizar el guión y dramatizarlo”.

En términos del proceso creativo, el ejecutivo señala: “Es [necesario] identificar y captar las historias de estos personajes, tener la capacidad de expandirlas y encontrar el hilo conductor. Buscamos que el televidente quiera saber qué le pasará al personaje. No incorporamos [elementos] gratuitamente para poder conseguir ese tipo de reacción. El arte está en contar la historia de lo que sucedió”.

APUNTANDO A LA EXPANSIÓN
Miguez de FNGCD coincide en que no se deben incorporar elementos narrativos alejados de la realidad, pese a que los biopics son producciones de ficción. “Lo que tratamos de hacer es apegarnos lo más posible a la realidad. Una de las cosas que hace que estos contenidos sean únicos son las historias que están detrás de todo. Si te desvías mucho de los hechos, no le estás haciendo justicia a la historia real”.

El ejecutivo resalta el hecho de que para National Geographic, realizar este tipo de historias supone un presupuesto de US$ 2 millones a US$ 3 millones por capítulo. Por tal motivo, “nos estamos asegurando de que las historias sean lo más cercanas a la realidad”.

Desde hace algún tiempo, tal como lo explica Salomón de TV Azteca Internacional, la compañía ha buscado formas alternas de contar historias y estilos de producción diferentes a los de la telenovela. “[La idea] es invertir más en series y súper series y tratar de que nuestros clientes vean el tipo de historias que estamos contando”.

En lo que se refiere a la distribución de biopics, el ejecutivo explica que, “estamos contando la historia de una persona, que a pesar de sus limitaciones a nivel educativo y oportunidades sociales, se abrió camino y llegó al éxito.  [Esta es nuestra estrategia para] comercializar las historias”.

En Record TV, la apuesta continuará basada en las narrativas bíblicas, destacando las vidas de sus personajes históricos. “La demanda para las producciones bíblicas sigue fuerte y la grandeza de diversos personajes aún no explorados de la Biblia son las principales razones por las cuales estaremos tratando el tema bíblico en nuestras próximas producciones”, dice Andrade.

El ejecutivo agrega: “Diversos personajes de la Biblia se han destacado en nuestras producciones y la compañía estará concentrando sus esfuerzos para presentar algo único ”.



Acerca de Rafael Blanco

Rafael Blanco es editor asociado de TV Latina. Él puede ser contactado a rblanco@tvlatina.tv

LEA TAMBIÉN

Inter Medya anuncia ventas de sus dramas en NATPE

La compañía ha sellado varios acuerdos en NATPE para los títulos Mrs. Fazilet and Her Daughters y Broken Wings.