24 de mayo de 2017

Florecer turco


ANUNCIO

Los últimos años han sido tiempos desafiantes para Turquía. En medio de la desaceleración del crecimiento económico, la inestabilidad política, las preocupaciones de seguridad, un intento de golpe de Estado y el turismo recibió un duro golpe el año pasado. Sin embargo, la industria dizi, el prolífico sector de la producción dramática, continúa marchando a toda máquina, con series con guión transmitiéndose diariamente en todas las principales cadenas televisivas.

Mientras tanto, los distribuidores están intensificando sus esfuerzos para mantener el impulso turco en marcha, penetrando en nuevos territorios, vendiendo derechos de formato y encontrando maneras innovadoras de editar y comercializar sus programas en un negocio cada vez más saturado. Después de todo, ha sido un largo camino hacia el éxito internacional.

Florecer-turco-Endless-Love“Todo comenzó con Gümüş en 2006”, dice Özge Bulut Maraşli, deputy CEO de Doğan TV Holding, la compañía matriz de Kanal D, el grupo de televisión líder en Turquía. Ese fue el show que el canal panárabe MBC licenció, emitido como Noor y creó un fenómeno de audiencia.

“Al principio no había demanda y la creamos”, comenta Bulut Maraşli. “En los años ’90 estábamos viendo telenovelas en Turquía, pero ahora los latinoamericanos ven los dramas turcos. Les ponen los nombres turcos de nuestros personajes dramáticos a sus hijos. En la región del Medio Oriente y el Norte de África, las mujeres ven a nuestros personajes como modelos y cambian sus vidas para siempre. Estas cosas nos hacen felices. Ahora cuando lanzamos un nuevo drama, las televisoras nos los piden antes de emitirlo por televisión”.

PIONEROS DE UN GÉNERO
Los distribuidores turcos tienen que agradecer a las audiencias del Medio Oriente por crear las bases del sector de exportación dizi.

“El aumento de los precios de venta, de la mano de la situación económica de la región del Medio Oriente y el Norte de África, donde la serie dramática turca ganó popularidad, ha sido definitivamente un impulsor de la exportación de contenido turco”, explica Can Okan, fundador y CEO de Inter Medya, una empresa independiente que comenzó a vender series turcas en 2008 luego de funcionar como una compañía de distribución de películas.

Y mientras el Medio Oriente sigue siendo un territorio clave para el género, ha sido el auge de la demanda en América latina la que realmente ha impulsado al sector. Chile, por ejemplo, ha surgido como un voraz consumidor de series turcas, con el canal líder Mega recientemente firmando un acuerdo de volumen con Kanal D que cubre Wounded Love, Time Goes By y Fatmagül. “Kanal D ha licenciado aproximadamente 1.200 horas comerciales a Mega a la fecha”, informa Bulut Maraşli de Doğan.

“La región del Medio Oriente y el Norte de África siempre ha sido el mayor importador de series de televisión turcas, sin embargo, el volumen ha cambiado hacia América latina, a medida que los dramas turcos continúan rompiendo los récords de audiencia en esa región”, comenta Beşir Tatli, director general de Calinos Entertainment. “Ahora llenan las franjas del horario estelar en varios países, incluyendo en Chile, Perú y Argentina”.

Okan de Inter Medya, añade: “Aunque ha habido algunas disminuciones de vez en cuando, Europa Central y del Este, y Asia Central siguen siendo territorios donde las producciones de buena calidad siempre encuentran a un comprador”.

NUEVOS HORIZONTES
Y actualmente se están abriendo aún más mercados, entre ellos India y Malasia, dice Izzet Pinto, CEO de Global Agency. “La India tiene un mercado local tan rico, así es que para ellos la compra de contenido extranjero es algo importante. Además, hay algunos nuevos territorios en África. Aún no hay mucho, lamentablemente, en Europa Occidental. Se abrirá. Seré feliz si puedo entrar en territorios como Portugal y España este año”.

Eccho Rights de Suecia apostó en las series turcas en 2009 cuando comenzó a representar a Ezel de Ay Yapim. “Nadie tenía idea hacía dónde iría, así es que lo probamos y ha estado funcionando desde entonces”, dice Fredrik af Malmborg, director general de Eccho Rights. “Ezel todavía se está vendiendo. La vendimos recientemente a Malasia y Mongolia. Ha sido un éxito en todas partes, es increíble. Pudimos aprovechar eso. Comenzamos trabajando temprano con el género y creímos en él. No fue sólo oportunista, lo vi y realmente me gustó”.

Para af Malmborg, las oportunidades para vender drama turco continúan expandiéndose. “Estamos vendiendo mucho a India, comenzamos a vender series en Italia y acabamos de vender Brave and Beautiful en España a un canal importante. Hay cierta competencia procedente del drama indio en algunos países, como Indonesia. Malasia se está abriendo. Algunos países de los Balcanes no estaban transmitiendo programas turcos por un tiempo, pero están regresando. Cuando la serie turca llega, todo el mundo se vuelve loco, y compran todo porque el primero funcionó muy bien. Y luego no funciona tan bien e intentan otras cosas, y luego regresan”.

JUGADORES GLOBALES
FOX Networks Group Content Distribution (FNGCD) también ha apostado al drama turco, dada la transmisión de FOX en el país.

“Han pasado dos años desde que incorporamos el drama turco al catálogo general”, comenta Prentiss Fraser, VP ejecutiva y directora general de distribución de contenido. “Ha disparado por completo el negocio para nosotros. Ha sido fantástico. Estos eran activos que se estaban creando para el canal en Turquía y luego eran monetizados por terceros. Al proteger las marcas y hacer nuestra propia distribución, hemos sido capaces de generar muchos ingresos para la comunidad de producción y el negocio de canales. Ha sido realmente grandioso”.

Tal como tantos otros distribuidores, Fraser ha descubierto que América latina y el mercado hispano de Estados Unidos son los mejores mercados para el contenido turco actualmente. “Es donde vemos que proviene la mayor cantidad de dinero. El Medio Oriente siempre ha sido un mercado fuerte para el drama turco, pero ahora lo estamos viendo en lugares como Pakistán e Indonesia, y nos estamos moviendo hacia el Lejano Oriente. SVT ha seleccionado algunos dramas turcos. Actualmente también están penetrando lentamente en Europa Occidental. Hemos hecho un par de ventas en Italia. Queremos intentar entrar en nuevos mercados”.

Okan de Inter Medya dice que su compañía ha comenzado a recibir solicitudes del Sudeste de Asia y de África Subsahariana. “Creo que rápidamente nos extenderemos en estos nuevos mercados como lo hicimos en todos los países y regiones donde se ha difundido el contenido turco”.

Aysegul Tuzun, VP de ventas y mercadeo de MISTCO, que representa la oferta de la televisora pública TRT, es igualmente optimista sobre el futuro del drama turco dado los altos valores de producción de la industria y el hecho de que los actores turcos “se han convertido en marcas en el ámbito internacional. El interés por el drama turco en todo el mundo seguirá creciendo como el año pasado”.

Lo que está ayudando a impulsar el sector es el volumen de producción y la gama de géneros disponibles. “Nuestro catálogo es grande, es muy variado, entonces siempre hay algo para cada necesidad: Series cortas, acción, drama, etc.”, dice Müge Hanilçi, deputy manager de ventas de contenido de la televisora AVT.

Pinto de Global Agency, señala que, “los dramas modernos con elencos grandes, artistas conocidos y grandes presupuestos de las principales empresas de producción” están recibiendo el mayor interés. “Para los dramas turcos, los clientes siempre buscan rostros conocidos y famosos, eso es una prioridad. Además, la historia es muy importante, por supuesto”.

Bulut Maraşli de Doğan TV, identifica a las “historias de amor y familia” como ventas clave, especialmente las de “amor imposible o prohibido, un hijo perdido o una madre tratando de mantener a su familia unida. La combinación de estas historias con hermosos paisajes de ciudades turcas, por supuesto, lo hace mucho más deseable”.

Reflexionando sobre un sentimiento similar, Tatli de Calinos, observa que “las historias de amor imposible unidas a narraciones dramáticas siempre han tenido la mayor demanda. [Historias con] mujeres fuertes e independientes que desafían las estructuras sociales patriarcales y luchan en nombre del amor son los tipos de dramas que más se venden. Cuando se trata de amor y pasión, traición e intriga, no parece haber límites geográficos”.

MISTCO es el hogar de la serie de alta sintonía de TRT, Resurrection (Ertugrul), un drama histórico sobre el establecimiento del Imperio Otomano. En MIPTV, la compañía presentó el screening de estreno mundial de The Last Emperor, otra épica histórica. “Mientras ilumina el pasado reciente de Turquía, también establece una conexión entre la historia y los días modernos”, comenta Tuzun. “La historia revela los últimos 14 años del reinado del emperador otomano más fuerte del siglo XIX, Abdulhamid Han. The Last Emperor tiene un gran elenco de celebridades, como Bülent Inal, que atrae un enorme interés de la audiencia internacional, y Özlem Conker, que es una actriz turca muy conocida”.

Aunque las historias épicas continúan generando altos ratings en Turquía, hay algunas tendencias que están surgiendo. Tatli de Calinos, observa “un mayor interés por los temas de detectives y venganzas. El crimen y la venganza se han incorporado ampliamente en las narrativas dramáticas, principalmente para atraer audiencias masculinas, lo que ayuda a atraer a diferentes tipos de anunciantes”.

En FNGCD, las comedias románticas y dramas lideraron la oferta por un tiempo, dice Fraser, pero comenta que eso está empezando a cambiar. “Estamos viendo algunas cosas en desarrollo que son más basados en crimen y más dramáticos, lo cual es un cambio interesante para el negocio. Creo que abrirá más oportunidades para el contenido”.

En MIPTV, Eccho Rights lanzó Phi, un drama integrado por 20 capítulos de una hora de duración cada uno, creado específicamente por Ay Yapim para una plataforma digital, con dos temporadas adicionales planeadas. Los episodios de una hora de duración no son comunes en Turquía, puesto que son una cantidad limitada de capítulos.

ESTÁNDAR DE ALTURA
La televisión turca es muy competitiva y los shows pueden ser cancelados después de sólo unos capítulos, dejando a los distribuidores con un balance delicado cuando se trata de decidir cuándo mostrar nuevas series internacionalmente.

En ATV, Hanilçi dice que si los ratings de los primeros cinco episodios son positivos, el show se puede comenzar a presentar a los compradores extranjeros. “Pero siempre es bueno esperar hasta el episodio 13. Si un título pasa de 13, entonces funcionará”.

Af Malmborg de Eccho Rights, comenta que las preventas son cada vez más frecuentes, dada la competitividad del negocio, pero depende de la región. “En América latina, normalmente necesitan 100 episodios de 45 minutos antes de que pueda tomar una decisión. Estamos teniendo bastante éxito en Italia. Tuvimos buen desempeño con Cherry Season en Mediaset durante el verano y fue una emisión más corta. Se está volviendo más diversificada, pero tradicionalmente los dramas trucos han sido de larga duración”.

Turquía también desarrolla episodios largos, lo que significa que los distribuidores suelen recortar las series en duraciones convencionales. “Nuestra duración original es de más de dos horas por episodio”, comenta Hanilçi de ATV. “Así es que las editamos a 45 minutos. Somos muy cuidadosos cuando editamos el capítulo porque tiene que ser hecho de una buena manera, para que la audiencia pueda ver que el episodio está terminando”.

SALA DE EDICIÓN
“Nos esforzamos por editarlos hasta 45 minutos”, señala af Malmborg de Eccho Rights. “Para Insider, estamos creando un nuevo final para cada uno para que siga el estilo de la serie. En Suecia, con SVT comenzamos con The End de Ay Yapin, y ahora tenemos una segunda serie que ha sido adquirida, Broken Pieces de Endemol Shine. La estamos editando, así es que vamos escena por escena para hacer cada episodio un 30 por ciento más corto y hacemos una edición de sonido nueva. En muchas series turcas la narración es mucho más lenta, así es que a veces la aceleramos. Eso también se hace con muchas series turcas en Chile. Allí, los primeros cinco a 10 episodios se reducen en un 30 por ciento”.

Para ampliar sus bases de clientes, los distribuidores turcos también están buscando oportunidades para el formato. Eccho Rights está entre los líderes en este ámbito, con ejemplos notables que incluyen The End, con versiones locales en Holanda y España. Más recientemente, Fatmagül ha sido adaptado para Star Plus en India.

“En 2017 estamos llevando las ventas de formato a la vanguardia”, dice Bulut Maraşli de Doğan. “Algunas televisoras quieren grabar la serie con las estrellas de sus propias culturas, lo cual es una muy buena oportunidad para difundir nuestras historias a diferentes regiones. También es una buena manera de hacer las historias atemporales y sin fronteras”.

Hanilçi de ATV dice que está empezando a ver más solicitudes de formatos, particularmente de América latina y Asia. En FNGCD, Fraser señala que se han realizado acuerdos de localización en Latinoamérica, “y ahora el proyecto es intentar conseguir que algunas de nuestras producciones latinoamericanas se produzcan en Turquía”.

MISTCO también busca oportunidades de formato, tras la venta del drama de TRT, Little Miss a Latinoamérica para su posible adaptación. Otra área de crecimiento futuro son las coproducciones, señala Bulut Maraşli de Doğan, una visión respaldada por Tatli de Calinos. “Todavía necesitamos un par de años más para entrar en una etapa que nos permita coproducir con algunos de nuestros clientes, pero sin duda lo queremos hacer. Estamos en conversaciones con una empresa mexicana con la que hemos estado negociando desde hace algún tiempo”.

Tatli también está interesado en que Calinos comience a representar algunas de sus propias producciones, apuntando a un problema emergente para los distribuidores independientes: El acceso al producto.

Es una situación que se está desarrollando en el resto del panorama dramático mundial, a medida que los distribuidores en todo el mundo luchan por estar alineados con los principales productores de cualquier territorio. A medida que el drama turco continúa encontrando nuevas franjas horarias a nivel internacional, puede esperarse que el panorama de vendedores que tratan de acceder a ese producto se vuelva aún más competitivo.



Acerca de Mansha Daswani

Mansha Daswani es la publisher asociada y VP de desarrollo estratégico de World Screen. Ella puede ser contactada a mdaswani@worldscreen.com

LEA TAMBIÉN

Telefe_ADDA-2

ADDA, Amar después de amar

Está compuesta de 70 capítulos de una hora de duración cada uno en 4K. Es protagonizada por Mariano Martínez, Eleonora Wexler, Isabel Macedo y Federico Amador.