10 de diciembre de 2019

Distribuidores turcos, presencia y expansión en América Latina


ANUNCIO

Los distribuidores turcos hablan sobre sus negocios en América Latina y la continua expansión y consolidación de sus títulos en la región.

Hace cinco años, el drama Las mil y una noches hacía su debut en Chile a través de Mega, sin siquiera sospechar que abriría las puertas a una amplia oferta de dramas turcos en toda América Latina. Pese a que las audiencias locales ya conocían el género, fueron deslumbradas con la belleza de sus protagonistas, los altos niveles de producción y las historias atrapantes.

En agosto, Mega reestrenó Las mil y una noches, otorgando la opción a quienes no fueron parte del fenómeno en su primera emisión, a sumarse a esta nueva oportunidad.

A la fecha, los dramas turcos están presentes en toda la región y con el paso de los años, su ritmo de llegada, presencia y crecimiento no han decantado.

PISANDO FUERTE
“La distribución de Kanal D International ha sido muy fuerte en Latinoamérica desde la penetración del contenido turco en el territorio”, dice Kerim Emrah Turna, director ejecutivo de la compañía. “La demanda también se [ve reflejada] por el lado de las cadenas de Kanal D International donde tenemos una buena penetración e interés con nuestra ***Imagen***marca de televisión paga Kanal D Drama”.

Según el ejecutivo, la señal ha sido el primer canal de drama turco establecido, llegando a suscriptores de televisión paga en Bolivia, Chile, Ecuador, Panamá, Perú y Uruguay, otorgándole un nuevo impulso al género.

“Desde el debut de Las mil y una noches hace cinco años a través de Mega en Chile, hoy el fenómeno del drama turco está más presente que nunca en América Latina y España”, agrega Turna. “Actualmente, ocupan 49 bloques horarios en las televisoras abiertas más importantes en los 18 principales países de la región”.

El ejecutivo destaca títulos como Fatmagül, el cual ha sido vendido en 154 países, mientras que califica a Forbidden Love como una inolvidable historia de amor global.

De acuerdo a Beatriz Cea Okan, VP y directora de ventas y adquisiciones de Inter Medya, la compañía ha desarrollado un exitoso negocio en América Latina, a través de una estrategia de calidad de sus productos.

“Nos hemos establecido en la región como uno de los principales distribuidores de películas y dramas turcos”, sostiene la ejecutiva. “En relación al mercado hispano de Estados Unidos, estoy orgullosa de destacar que Inter Medya ha entrado por la puerta grande en la región con varios dramas batiendo récords de audiencia en horario estelar, marcado por una fuerte competencia”.

Algunos de los elementos a considerar a la hora de elegir un drama turco por parte de los compradores, aclara Cea Okan, son la calidad y los altos valores de producción.

“En términos de atracción, la innovación es la clave para los programadores y el público en América Latina”, explica la ejecutiva. “La mayoría de los dramas turcos están basados en el romance, haciendo que el público esté teniendo las mismas experiencias y disfrutando de una [narrativa] real. Los grandes factores de atracción son las similitudes físicas y muchos de los valores que [contribuyen] a que sean un éxito fuera de las fronteras de Turquía”.

A OTRO NIVEL
En opinión de Iván Sánchez, director de ventas para América Latina de Global Agency, y que también trabaja en el mercado hispano de Estados Unidos, pese al paso de los años se sigue viendo una alta demanda por series turcas. “No es una locura como antes”, afirma el ejecutivo. “Ahora los compradores son mucho más cuidadosos con lo que adquieren, pero nos está yendo bastante bien en cuanto a la venta de latas”.

Sánchez comenta que los vaivenes políticos y económicos en América Latina han sido un elemento que ha afectado los presupuestos de los compradores, llevándolos a ser más selectivos. “Sin embargo, después de cinco años de presencia de los dramas turcos en la región, los programadores ya saben lo que les funciona y lo que no”, argumenta el ejecutivo. “Ahora, cada uno de ellos busca lo que les pueda aportar algo diferente”.

Para María Fernanda Espino, gerente de ventas para América Latina y el mercado hispano de Estados Unidos de MISTCO, los negocios de la compañía en la región se han desempeñado positivamente, mientras continúan expandiéndose a nuevos territorios. “Estamos satisfechos al seguir viendo un interés continuo por series turcas”, dice la ejecutiva. “Incluso cuando en algunos territorios nuestra opción es limitada, el mercado en sí mismo sigue creciendo”.

Espino cuenta que por ejemplo, Resurrection: Ertugrul está disponible en varios países de Latinoamérica, mientras que México ha sido el primer hogar de Hold My Hand. “Con nuestros nuevos dramas My Champion y Melek: A Mother’s Struggle, creceremos más en la región”, afirma.

Al hablar del atractivo que los dramas turcos siguen teniendo para las audiencias locales, Espino destaca la calidad de producción, así como las narrativas que son únicas y humanas. “Cuando puedes conectar a la gente, el éxito viene [como valor] agregado”, resalta la ejecutiva. “Con historias [como estas], estamos creando narrativas universales. Nuestra forma de contar historias, además de ser conmovedoras, impresionan a la audiencia. Por supuesto que ahora las estrellas turcas son marcas universales y tienen una importancia vital para este éxito. Incluso cuando América Latina y Turquía están lejos el uno del otro, nuestras culturas son muy similares”.

ATRACTIVO GLOBAL
Según Maria Eduarda Rodrigues, representante de desarrollo de negocios para América Latina de Calinos Entertainment, la primera mitad del año ha sido muy positiva para la compañía, considerando algunas crisis en países específicos de la región.

“Nuestros clientes siguen comprando, aunque sus presupuestos han cambiado y son más cuidadosos a la hora de adquirir”, subraya la ejecutiva. “La producción turca es muy grande, sólo los tres o cinco títulos más importantes son renovados para una segunda o tercera temporada. Calinos tiene dos producciones que van a seguir con un tercer ciclo y se están vendiendo con mucha fuerza en Latinoamérica”.

A juicio de la ejecutiva, el atractivo de los dramas turcos sigue siendo la calidad de la producción y que atribuye también al hecho de que el 80 por ciento de las escenas se desarrollan en exteriores: “Los lugares en los cuales se graban los dramas turcos son reales, mientras que en Latinoamérica se hace mucho más uso de los estudios, básicamente porque es más económico”.

Al igual que el resto de los distribuidores turcos, Özlem Özsümbül, directora de ventas de MADD Entertainment, destaca la importancia de América Latina para la compañía, territorio desde donde proviene entre el 50 y 60 por ciento de los ingresos de la empresa tal como comenta.

MADD Entertainment, brazo de distribución de las compañías de producción turcas, Medyapım y Ay Yapım, debutó el año pasado y a la fecha ha cerrado más de 40 acuerdos globalmente, entre ellos, My Little Girl vendida en Chile, Argentina, México, Uruguay, Perú, Panamá, Ecuador, El Salvador, Costa Rica y Bolivia, mientras que Crash ha sido adquirida en Chile, Argentina, Perú, Costa Rica y El Salvador. La compañía está en negociaciones para ambos títulos en otros países, además de Kuzgun para Chile y Argentina.

NARRATIVAS ENCANTADORAS
En esa línea, Emre Görentaş, sales deputy manager de ATV Distribution, destaca la importancia de Latinoamérica para la compañía, frente a los desafíos que enfrentan en el Medio Oriente.

“Las audiencias de ATV y las de Latinoamérica son muy similares”, resalta el ejecutivo. “Cualquiera sea el éxito que tengamos en nuestra pantalla en Turquía, también gana popularidad en América Latina. Esto se debe a que somos un canal familiar y la gente se conecta con nuestras historias sin importar su edad”. Görentaş menciona a Love and Hate, Orphan Flowers y Lifeline como algunos de los títulos que han logrado un buen desempeño en la región, mientras que Hercai debuta en Chile este mes.

La mayoría o totalidad de los distribuidores turcos, ofrece no sólo producciones terminadas, sino que también formatos, así como películas y formatos de entretenimiento.

“La venta de productos terminados es lo que todavía domina nuestros negocios, pero siempre ha existido un interés en los formatos de drama desde América Latina, resultando en algunas ventas de formatos anualmente”, explica Turna de Kanal D International.

De acuerdo a Cea Okan de Inter Medya, la venta de latas sigue liderando para la compañía en América Latina, aunque han estado trabajando en la venta de formatos de dramas durante años y a la fecha han vendido más de 15 en la región.

Sánchez de Global Agency coincide en que el principal negocio de la compañía sigue siendo la venta de latas, con la distribución de formatos tomando una posición secundaria. “Previo a la venta de Las mil y una noches a Mega de Chile en 2014, vendimos un formato a Telemundo que ellos produjeron con el nombre de Pasión prohibida”, afirma el ejecutivo. “Luego, hemos seguido con la venta de formatos sobre todo a Televisa en México”.

Por su parte, Görentaş de ATV Distribution señala que no ha percibido interés internacional por adaptar dramas turcos. Sin embargo, reconoce que dichas producciones pueden lograr el éxito gracias a la selección de sus elencos locales.

A ello se suma que por ahora, no se están enfocando en la búsqueda de coproducciones. “Nos encantaría realizar historias entre Turquía y América Latina con elenco local proveniente de ambas regiones”, relata el ejecutivo. “Sin embargo, sería muy difícil debido a [los intensos horarios] de nuestras grabaciones semanales”.

En palabras de Özsümbül de MADD Entertainment, la compañía se ha concentrado no sólo en la venta de derechos de productos terminados, sino también de formatos, nuevas versiones, películas para cine y acuerdos para coproducciones, entre ellos, con Mega en Chile y Viacom International Studios. “Estamos creando contenido junto a nuestros propietarios y socios, y lo estamos distribuyendo con todos los derechos, no sólo la lata o para televisión abierta, sino también del formato, coproducción, nuevas versiones y digital”, agrega la ejecutiva.

Considerando la amplia oferta de producciones turcas en América Latina, la marca registrada de cada uno de estos distribuidores y su oferta es vital para poder sobresalir en medio de un variado menú.

“TRT es una de las cadenas más grandes en Turquía y que todavía está produciendo exitosos dramas históricos y modernos, los cuales están teniendo importantes resultados en el país e internacionalmente”, explica Espino de MISTCO. “Por supuesto que hay una gran competencia en nuestro mercado, así como internacionalmente. Sin embargo, si tienes buenos contenidos con calidad, no hay razón para no verlos en las pantallas globales”.

Rodrigues de Calinos Entertainment destaca que la compañía comenzó a distribuir contenido turco hace más de 20 años. “Hoy Latinoamérica es un cliente muy importante en lo que se refiere a consumo de títulos provenientes de Turquía”, dice la ejecutiva. “Lo que nos diferencia es la calidad de nuestros productos con historias que ya tienen una tercera temporada en el país y que pueden funcionar en América Latina. Cuando los compradores analizan los títulos que van a adquirir, los ratings influyen en dicha decisión, por lo cual es muy importante que tengan un buen desempeño en Turquía”. En ese marco, Rodrigues destaca algunos de los títulos que han tenido un buen desempeño en Latinoamérica, entre ellos, El secreto de Feriha y Woman.

NUEVOS NEGOCIOS
Cea Okan de Inter Medya señala que dentro de los dramas turcos que dominan el mercado local, los títulos de la compañía se distinguen por la calidad de su producción, historias dramáticas y popularidad de los actores. “Endless Love, por ejemplo es uno de nuestros títulos más vendidos”, sostiene la ejecutiva. “Ha llegado a más de 90 países y en 2017 ganó el International Emmy como Mejor telenovela. También se ha posicionado en el primer lugar en Univision. Mientras que Tierra amarga se distingue de otros títulos por sus altos valores de producción y su contenido atractivo para el público latinoamericano”.

Durante estos años, el principal cliente de las distribuidoras ha sido la televisión abierta. Sin embargo, durante los últimos años, los negocios de cada compañía se han expandido.

“Tenemos negocios con OTTs porque el mundo digital es muy importante”, sostiene Özsümbül de MADD Entertainment. “Para televisión abierta, hemos tenido que sumar una extensión porque todas las televisoras tienen su propia plataforma digital o sitios electrónicos. Por eso es que cuando negociamos con Telefe, por ejemplo, ya estamos licenciando algunos derechos digitales junto a los de televisión abierta. También tenemos algunos periodos de exclusividad y no exclusividad. Además, en América Latina estamos en negociaciones con una plataforma OTT para algunos de nuestros títulos dramáticos”.

Por su parte, Cea Okan de Inter Medya explica que la distribución de dramas turcos representa el núcleo del negocio de la compañía. “Sin embargo, también invertimos mucho tiempo y esfuerzo en el desarrollo, producción y distribución de entretenimiento, reality shows y formatos de entretenimiento”, relata la ejecutiva. “Nuestro objetivo es extender continuamente nuestro catálogo con nuevos contenidos de alta calidad y alcanzar nuevos territorios en todo el mundo”.





Acerca de Elizabeth Bowen-Tombari

Elizabeth Bowen-Tombari es la editora de TV Latina. Ella puede ser contactada a [email protected]

LEA TAMBIÉN

Netflix presenta estrellas de próximos estrenos en Comic-Con Brasil

El gigante de streaming reunió a un grupo estelar de talentos en Comic-Con Brasil 2019, incluyendo a Ryan Reynolds, Henry Cavill y algunos protagonistas de La casa de papel, en un evento donde asistieron unos 3.500 fanáticos.