23 de abril de 2019

Bruce Miller de The Handmaid’s Tale


ANUNCIO

La novela de Margaret Atwood de 1985, The Handmaid’s Tale, sobre el patriarcado violento de la República de Gilead y la subyugación de mujeres, ha atraído a un gran número de seguidores. Ha sido adaptada como película, obra de teatro, ópera y un ballet, pero no fue sino hasta 2017 cuando se estrenó la adaptación televisiva. Dado el clima político actual, sus temas de poder, género, religión, rebelión y escape a Canadá han generado un efecto en los televidentes. La serie obtuvo gran aclamación por parte de la crítica y ganó varios premios Emmy, incluyendo las estatuillas para los actores Elisabeth Moss y Ann Dowd, y su showrunner Bruce Miller.

***Imagen***TV SERIES: ¿Cómo se involucró en el proyecto y cómo colaboró con Margaret Atwood en la primera temporada?
MILLER: Había leído el libro cuando estaba en la universidad y siempre fue uno de mis favoritos. Había escuchado que lo estaban convirtiendo en un show de televisión hace años y como fanático del libro le estaba haciendo seguimiento, esperando que se estrenara, pero no fue así. A medida que mi carrera avanzaba, [continué esperando] y en un minuto, el escritor y el estudio [que estaban supuestos a darle vida al proyecto] cambió. Estaban buscando a un showrunner y a un escritor, pero debía ser mujer y yo no lo era. Esperé pacientemente y finalmente tuvieron la amabilidad de permitirme hablar sobre lo que sería el show. A partir de ahí, todo funcionó muy bien. No fue sino hasta después que escribí el primer episodio que se lo envié a Margaret. Ella leyó el primer episodio y yo estaba muy nervioso. Era un gran seguidor de ella y estaba tratando de captar lo que estaba en el libro, no buscaba alejarme [del texto]. Pero ella fue encantadora, entusiasta y divertida. Conversamos mucho para conocernos. Estoy en contacto con ella siempre que su agenda lo permita. Siento que estoy trabajando en su mundo, así es que es esencial dejarle saber lo que estoy pensando y también conocer lo que ella piensa sobre ciertas partes del show.

TV SERIES: ¿Cómo ha trabajado con los escritores en la segunda temporada para mantenerse fiel a la novela, pero al mismo tiempo avanzar con la historia?, ¿ha continuado colaborando con Margaret Atwood?
MILLER: La colaboración ha seguido. Margaret lee cada bosquejo, cada guión y ve cada episodio. Nos dice lo que piensa. La mayoría de las veces es más motivadora y entusiasta que nosotros para que nos desviemos del material original. Está en una posición única puesto que su trabajo se ha adaptado. Ha sido una ópera, un ballet, una obra de teatro y película. Creo que ella está mucho más cómoda con nosotros cambiando las cosas que nosotros mismos. Todos los escritores están familiarizados con el libro e intentamos acercarnos al tono del mundo de Atwood, que es tan violento hasta el punto de lo absurdo. Estamos trabajando de esa manera. En la primera temporada, creamos eventos y cambiamos el orden de ciertas cosas en el libro, y nos ayudó a incursionar en un terreno original. Un show de televisión y un libro son cosas diferentes, por lo que se deben hacer cambios para darle vida en la televisión. El afecto que los escritores tienen por el libro es lo que nos mantiene por buen camino. A nadie le interesa apartarse de él. Nos encantaría seguir regresando al mismo mundo que Margaret creó.

TV SERIES: ¿Cómo decidió qué tono y aspecto tendría la serie? Algunas de las tomas y escenas son tan hermosas y al mismo tiempo tan brutales. ¿Cómo lo logró?
MILLER: Eso es exactamente lo que esperaba lograr. Cuando comencé, estaba analizando películas y programas de televisión para ver si había algo que quería emular. Lo primero era que tenía que sentirse como un mundo real, porque si no lo lograba, no produciría temor. [Segundo], Gilead quiere que todo sea hermoso a propósito, están tratando de hacer que todo se vea perfecto. Quería esa estética porque era parte de la historia y el ambiente. Se ve hermoso, pero es horrible.
No se trataba sólo de estas hermosas casas, calles, vestuarios y de cómo todo se veía tan perfecto, también tenía que ver con los adornos. Así es que estaba buscando un estilo que se ajustara y fuera real, y a la vez que pudiera ser muy hermoso y simple.
Fueron Reed Morano, quien dirigió los primeros tres episodios, y Colin Watkinson, nuestro director de fotografía, quienes crearon esa estética. Y todavía la estamos creando. En cada episodio y escena, nos preguntamos, ¿cuál es el mensaje estético?, ¿es este un lugar hermoso? Pensamos mucho en la parte visual. Todo con el fin de que se sienta más aterrador.

TV SERIES: ¿Cuál es el ambiente en la sala de escritores, considerando la naturaleza oscura de las historias?, ¿lleva esa oscuridad con usted cuando regresa a casa o es capaz de desconectarse?
MILLER: El ambiente en la sala de escritores es maravilloso: Encantador, respetuoso y agradable, pero también muy divertido. Sé que parece extraño, pero debido a que estamos tratando con temas tan oscuros, logras conocer muy bien a las personas, porque las historias provienen de sus propias vidas y se refieren a cómo se sienten acerca de las cosas. Definitivamente existe la sensación de que estamos usando nuestra imaginación. No nos estamos exponiendo a estas situaciones en cada momento, porque eso sería demasiado horrible.
Estamos muy apegados a nuestros personajes y aún más a nuestros actores, especialmente cuando tienes a Elisabeth Moss, Yvonne Strahovski o Joseph Fiennes, y a todos estos actores maravillosos, y crees que están experimentando todo este trauma. A pesar de que están despreocupados con el tema y hacen su trabajo y son divertidos, todavía es difícil ver a nuestra amiga Elisabeth Moss pasar por estas situaciones en la pantalla. Así es que te conmueves por los actores que tienen que experimentar eso a pesar de que no tienen ningún problema con la situación. En términos de llevarlo a casa, no siento que llego del trabajo con todo este terror misógino, de pesadilla, violento y lo traigo a mi vida. Después de hablar y pensar en eso todo el día, estoy haciendo un esfuerzo para no desensibilizarme. No quieres llevarlo a casa y seguir pensando en ello. Quieres asegurarte de que la temática siga siendo oscura.

TV SERIES: ¿Ha influido el clima político actual en la narración?
MILLER: No puedes evitar que las cosas que suceden en el mundo te influyan cuando escribes. Sería una tarea sin sentido decir que no voy a pensar en el presente cuando estoy escribiendo una historia política y una narrativa sobre la misoginia y violencia, y todas estas cosas por las que estamos atravesando actualmente. El hecho de que estas discusiones políticas se están volviendo tan personales nos ayuda, porque las personas son mucho más vocales al expresar cómo se sienten y cuáles son sus temores. Incluso si lo que sienten o lo que temen es terrible, son muy abiertos.
Entonces, de alguna manera, las personas que exponen su lado más oscuro me ayudan a entender cómo piensan. Cuando las personas se sienten cómodas verbalizando las cosas, me ayuda a comprender puntos de vista que no tengo y que no me sentiría cómodo comunicando.
En general, los escritores, actores y directores son un grupo enfocado en las noticias, interactuando con el mundo, por lo que se generan muchas conversaciones. Nunca trato de establecer paralelos específicos o intento tomar algo que está sucediendo e incorporarlo en el show. La serie sencillamente no funciona así. Seguimos la historia y a veces nos lleva al mismo lugar [que los eventos en las noticias].





Acerca de Anna Carugati

LEA TAMBIÉN

Telecinco lanza 11ra temporada de La que se avecina

Además de contar con la reaparición de personajes interpretados por Pepa Rus, Norma Ruiz y Jesús Olmedo, los nuevos capítulos incluirán la participación especial de Kira Miró.