12 de abril de 2024
Home / Lo más destacado / Guía del optimista para la producción: Nikolaj Coster-Waldau y David Brady

Guía del optimista para la producción: Nikolaj Coster-Waldau y David Brady


ANUNCIO

Los patrones climáticos extremos, los desafíos ambientales y las preguntas sobre el futuro han puesto el cambio climático en la mente de las audiencias. Si bien obtener contenido sobre temas preocupantes puede ser delicado, la nueva serie An Optimist’s Guide to the Planet con Nikolaj Coster-Waldau puede ayudar a los productores de contenido factual a obtener una visión sobre cómo equilibrar entre el realismo y la comercialización. El show es producid0 por Cream Productions y Wildfire Television en asociación con Bloomberg y Bell Media.

“La serie fue inspirada por el documental Anthropocene: The Human Epoch, que es una exploración artística de los efectos físicos que los humanos han tenido en nuestro planeta”, dice David Brady, CEO de Cream Productions y productor ejecutivo de la serie. “Mientras que Anthropocene explora los efectos secundarios perjudiciales de siglos de ingenio humano, An Optimist’s Guide to the Planet con Nikolaj Coster-Waldau mira hacia el futuro y hacia las soluciones positivas que nuestro ingenio nos proporcionará”.

Brady ve a Coster-Waldau, un actor y productor que también ha trabajado con el programa de desarrollo de las Naciones Unidas como Goodwill Ambassador para la sostenibilidad, como “un espíritu afín”, que encaja perfectamente en An Optimist’s Guide to the Planet. “Él está apasionado por un futuro positivo y estaba entusiasmado de liderar la expedición”.

La serie de seis partes viaja por el mundo, haciendo escalas en Groenlandia, Australia, Estados Unidos, Japón, Vietnam, Alemania, Kenia, San Vicente y las Granadinas, España, México, los Países Bajos y Suiza. Elegir dónde llevar la serie no fue tarea fácil, pero los criterios fueron simples. “Primero encontramos historias, soluciones e ideas que nos emocionaron”, comenta Coster-Waldau. “Después de eso, fue cuestión de cómo hacerlo funcionar logísticamente. Lo que quedó claro fue que podríamos hacer 20 temporadas de este programa y aún así solo tocar la punta del iceberg de la increíble cantidad de personas inspiradoras en todo el mundo”.

Incorporar una lista tan ambiciosa de locaciones requiere una planificación exhaustiva. Si bien la producción no fue inmune al actual deterioro de las condiciones del mercado, Brady explica que con dos importantes socios de televisión participando, “teníamos un presupuesto saludable para crear la serie que soñamos hacer. Aun así, necesitábamos encontrar eficiencias de costos en todas partes para llevar lo que pudiéramos a la pantalla”.

Brady señala que estas eficiencias de costos incluyeron la incorporación de rodajes por bloques y la programación para cada ubicación y la minimización de la frecuencia de los viajes, “en parte debido al presupuesto y [en parte debido a] la naturaleza ecológica de este programa”.

“El juego de ajedrez tridimensional en el que nuestros equipos de producción jugaron constantemente involucraba cambios de vuelos y transporte, tiempos de visa, cambios creativos, decisiones de ubicación, captura de historias como mariposas en una red, horarios de colaboradores, restricciones de acceso y clima”, explica Brady. De hecho, maximizar el alcance global de la narración que la serie buscaba requería que estirar el presupuesto de producción fuera una prioridad principal. “Consideramos todo teniendo en cuenta los costos”.

Conseguir tantos socios como fuera posible en diferentes territorios fue importante para crear un presupuesto saludable. “Junto con Nikolaj y nuestros socios Jennifer Baichwal y Nicholas de Pencier, en Cream llevamos el proyecto a varios canales y plataformas de streaming. Bloomberg Originals fue el primero en unirse con una oferta”, afirma Brady.

“Para acceder al máximo de créditos fiscales de coproducción canadienses, necesitábamos un canal canadiense, así es que lo llevamos directamente a Crave en Canadá”, explica Brady. “Ellos se unieron bastante rápido con una generosa oferta para los derechos canadienses”. Debido a que Coster-Waldau no es canadiense, la serie necesitaba estructurarse como una coproducción de convenios. “Me acerqué a Philip Clarke en Wildfire Television en el Reino Unido”, comenta Brady. “Proporcionaron viajes de producción y coordinaron la logística de locaciones, entre otras cosas. Combinando sus esfuerzos con la compañía de producción de Nikolaj, Ill Kippers, se formó el equipo”.

El poder estelar también es un elemento crucial para lograr que cualquier serie se produzca y se venda, y el espacio factual no es una excepción. “Nikolaj es un actor establecido con tantas películas y series en su haber, incluyendo el éxito mundial Game of Thrones”, señala Brady. “Durante la producción, los transeúntes se detenían para reunirse a su alrededor y es ese mismo poder estelar el que los atraerá al mundo que estamos explorando a través de nuestra nueva serie”.

Pero la fama es solo la mitad necesaria del atractivo. La pasión genuina es lo que se percibe a través de la pantalla. “Tanto Bloomberg Originals como Crave percibieron lo que hace único a Nikolaj. No solo es una estrella, también es un entusiasta defensor del medio que es optimista sobre nuestro futuro común”.

Aunque el optimismo es importante, presentar positivismo a las audiencias con éxito también requiere reconocer la realidad del cambio climático. “El optimismo tiene que estar, y está, fundamentado en la realidad”, destaca Coster-Waldau. “No estamos tratando de ignorar la enormidad de los desafíos que enfrentamos tanto a nivel local como global, pero lo que encontramos fue un deseo de cambio positivo. No va a ser fácil. Roma no se construyó en un día, pero se construyó”.





Acerca de Alexa Alfano

LEA TAMBIÉN

Cisneros y reVolver Podcasts lanzan títulos icónicos en formato podcast

Cisneros Media Distribution anunció su asociación estratégica con reVolver Podcasts, presentando el lanzamiento de cinco títulos icónicos en formato podcast.