23 de abril de 2019
Home / Lo más destacado / Ilene Chaiken habla sobre la sala de escritores e historias subrepresentadas

Ilene Chaiken habla sobre la sala de escritores e historias subrepresentadas


ANUNCIO

Ilene Chaiken, escritora y productora ejecutiva, participó en una entrevista keynote en MIPTV con Anna Carugati de World Screen, y conversó sobre su carrera en Hollywood y su compromiso de representar a la diversidad delante y detrás de cámaras.

Chaiken tiene una larga lista de créditos, incluyendo The L Word, Empire y The Handmaid’s Tale. Luego de asistir a la escuela de arte, Chaiken se dio cuenta que quería ser cineasta y se mudó a Hollywood, donde se desempeñó como ejecutiva de entretenimiento durante una década antes de “finalmente escribió un guion”.

Dijo que la transición a la televisión fue “un accidente”. “Luego de ser una ejecutiva, había sido una escritora para cine durante una década. Había escrito una película para Showtime, mi primera incursión en la televisión. No estaba buscando entrar a la televisión como tal. No buscaba trabajar en una serie. Literalmente nunca había visto una sala de escritores. Pero tuve una idea de escribir un show sobre lesbianas en Hollywood. Se la presenté a Showtime sin mucha seriedad y a medias. La recibieron tal como se las presenté. ‘¡Eso nunca va a suceder!’.

La cinta que escribió para Showtime, Dirty Pictures, ganó un Golden Globe en 2000. En la ceremonia de premiación, antes de que la película ganara, “el presidente de la cadena, quien recientemente había programado Queer as Folk, se me acercó y dijo, ‘Escuché sobre esa idea de las lesbianas, creo que lo vamos a intentar’”.

Chaiken no tenía experiencia formando una sala de escritores. “No sabía como iba a ser trabajar con otros escritores. Me aterrorizaba la idea. Me dijeron que no necesita contratar a lesbianas para escribir el show, sólo contratar a buenos escritores. Entonces debería contratar a homosexuales y heterosexuales, un poco de todo. Lo hice porque quise ser una buena jugadora en equipo. Lo que descubrí en la primera temporada fue que las únicas que realmente podían escribir el show eran lesbianas. Fue menos cierto a medida que pasaba el tiempo, pero sería una lección que llevaría conmigo para siempre: Cuando cuentas historias sobre un grupo de personas marginalizadas que no se han retratado antes, la gente que debe narrar esas historias son las que han vivido la experiencia”.

Chaiken dijo que al principio era renuente a que otros escritores contaran su historia. “Aprendí rápidamente lo maravilloso que es la sala de escritores. El esfuerzo creativo colectivo produce algo mayor que la suma de sus partes. Me encantó trabajar con otros escritores. No estaba contando sólo una historia. No sólo era mi historia. Estaba representando a una comunidad de personas. Esos otros escritores, mis colaboradores, tenían mucho que ofrecer y sabían cosas que yo no”.

Sobre su función como showrunner, Chaiken comentó: “Es un trabajo misterioso. Incluso fuera de la industria de televisión americana, mucha gente no sabe lo que es. Ha cambiado un poco en el último par de años. Hay showrunners estrellas que se han vuelto tan famosos que la gente ya sabe que el trabajo existe. Es una labor que inicia con la escritura. No hay un showrunner que no sea principalmente un escritor. La mayor responsabilidad es contar esas historias, divulgarlas, escribirlas, contratar a los escritores y planear la temporada en televisión. Pero más allá de eso, el showrunner se encarga de supervisar a una organización vasta, de contratar o aprobar en cada departamento, de seleccionar a los directores, del casting y eso sólo es realizar el show. Luego hay que interactuar con el estudio, publicidad y mercadeo. Tiene muchas funciones ejecutivas que se enlazan con las funciones creativas”.

Cuando a Chaiken se le pidió que fuera showrunner de Empire, rehusó más de una vez, hasta que vio el piloto de la creación de Lee Daniels y Danny Strong en FOX. “No sólo estaba contando las historias de Lee Daniels, sino las historias de una comunidad de personas cuyas experiencias no conocía. Empire narraba la historia de una familia afroamericana y claramente no era mi historia. Era mi responsabilidad entender las historias que Lee y Danny querían contar, y de organizar un equipo de escritores para contarlas. Eso no quiere decir que no jugué un papel en decidir cuáles serían las historias y escribirlas, pero fue un rol que comenzó con escuchar y remitirme a las personas de quienes se trataban estas historias”.

Lo que aprendió sobre The L Word fue clave para su trabajo en Empire. “No hubiera sabido desde el inicio que este no sería mi historia por contar, que principalmente mi responsabilidad iba a ser establecer a un equipo diverso y talentoso de escritores afroamericanos, y de escuchar y seguir su liderazgo mientras me contaban cuáles iban a ser las historias”.

Sobre escribir historias que incorporan temáticas sociales apremiantes, Chaiken comentó: “Cuando tus shows tratan sobre algo que te apasiona, eso provee la energía y el impulso para contar esas historias. Escogí los proyectos porque trataban sobre cosas que realmente me importan. Cuento esas historias sin tapujos. No creo que eso signifique que no sean entretenidas. ¡Mis sensibilidades ocasionalmente reflejan lo exagerado y bullicioso!

Chaiken luego habló sobre “la mala racha de segundo año, especialmente cuando tienes un show exitoso. ¡Todo el mundo está esperando a que fracases luego de tener un éxito tan grande! Los shows más difíciles en continuar son los que amo hacer más. Es drama serializado. Hay que seguir inventando y encontrando algo de qué hablar”.

Luego conversó sobre The Handmaid’s Tale, que había desarrollado para Showtime, que finalmente rechazó proyecto. Cuando MGM había concretado un encargo directo a serie de Hulu, Chaiken había cerrado un acuerdo exclusivo con Twentieth Century Fox.

En cuanto a lograr que se aprueben shows con personajes LGBTQ, Chaiken dijo que “es más fácil, pero no tanto. Sigue habiendo una lucha cuesta arriba y hay mucho camino por recorrer. Muchas historias no se han contado”.

Sobre el tema más general de la diversidad en Hollywood, tanto delante y detrás de cámaras, Chaiken señaló: “Las estadísticas siguen siendo desalentadoras para mujeres y personas de color detrás y delante de cámaras, y que se narren las historias. Sigue siendo un mundo predominante de hombres blancos y hay mucha escasez de historias de poblaciones marginalizadas”.

The L Word regresa a Showtime este año con el elenco original y nuevos personajes. En su presentación a Showtime sobre la nueva versión, Chaiken dijo que “no pensé que lo debía hacer. Creo que sería mejor que lo hiciera una lesbiana que sea a la vez una escritora talentosa. Alguien que tenga nuevas historias que contar, que sabe cómo ha cambiado el mundo en 10 años y que presentará el show para una nueva generación de televidentes. Marja-Lewis Ryan ha sido contratada como showrunner.

En este mundo on-demand de streaming, Chaiken comentó que se “ha vuelto más difícil mantener el entusiasmo. Es un mundo donde la gente tiene cortos lapsos de atención, la gente sigue su camino. Tenemos que luchar por permanecer relevantes, de decir algo que la gente necesita oír y ver. Nos desafía a aumentar los estándares para nosotros mismos”.

Chaiken luego habló sobre la importancia de la narrativa que expanda los límites. Estos shows “tienen un impacto en el mundo. Contar historias cambia la cultura, vidas y la forma que una persona se siente sobre sí misma, y la manera en que el resto del mundo entiende las experiencias de un individuo. También creo que las audiencias han cambiando de formas significativas. Son más sofisticadas y quieren historias nuevas. De cierta forma, las audiencias han cambiado más rápidamente que los programadores. Lo que mejor hace la televisión y lo que necesita y se desea es ver algo que no hemos visto antes, pero que nos haga sentir conectados”.

Sobre su consejo a escritores aspirantes, además de pulir su oficio y aprender de otros, Chaiken señaló: “Escriban con pasión. Escriban sobre las cosas que les interesen y que permeen lo que escriben. Eso es escribir con propósito. No quiero ser neutral y sólo entretener. Eso no tiene sentido”.





Acerca de Mansha Daswani

Mansha Daswani es la publisher asociada y VP de desarrollo estratégico de World Screen. Ella puede ser contactada a mdaswani@worldscreen.com

LEA TAMBIÉN

AT&T vende participación en Hulu

La compañía ha vendido su participación minoritaria en Hulu a la plataforma de streaming por un valor de US$ 1,43 mil millones.